Historia
La Imagen
La Ermita
Cultos y Actividades
Curiosidades
Fotografías
Cancionero
retablo de la esquina de la calle Candelaria


La única escultura de la imagen de la Virgen de Linares que existía en la ciudad de Córdoba, era una que desde el año 1.801 estaba situada en un retablo de la esquina de la calle Candelaria.

Esta imagen estaba acompañada de los lienzos de S. Rafael y de los Santos Mártires Acisclo y Victoria, obras las tres de D. Antonio de Monroy y Aguilera.



Retablo de la esquina de la calle Candelaria donde se aprecian los lienzos de S. Rafael
(en el centro) y de los Santos Mártires Acisclo (a la izquierda) y Victoria (a la derecha). En
la parte inferior, a los pies del Arcángel, se encuentra la hornacina o nicho cerrado donde
se instaló en 1.801 la escultura de Nuestra Señora La Purísima Concepción de Linares.


La talla de Nuestra Señora, fue realizada por D. Lorenzo Cano y era valorada por los cordobeses, más que por su mérito artístico, por la devoción que inspiraba a muchas personas de nuestra ciudad. Esta se veneraba en un nicho cerrado con una puerta de alambres.

La citada escultura de la Purísima Concepción de Linares se instaló en ese lugar gracias a la ferviente advocación de los cordobeses y a instancias de D. Bartolomé Olivares, hombre nacido en Villanueva de Córdoba y vecino de esta capital desde 1.783 cuando contaba con 18 años de edad. Fue uno de los mayores bienhechores del Santuario y hay que agradecerle entre otras cosas que consiguiera y donara la imagen de San Fernando y de San Rafael que se veneran en nuestro Santuario, que consiguiera indulgencias, que se realizaran obras de restauración, etc…

El obispo D. Agustín de Ayesterán y Landa concedió cuarenta días de indulgencia a los que rezaren ante ella una Salve o Ave María, y anualmente, en el mes de mayo, era conducida a la iglesia de San Pedro el Real, dónde se le consagraba una fiesta con sermón, acabada la cual volvía a ser puesta en su hornacina, abierta, como se ve, en el muro, al pie del Santo Arcángel tutelar.

En la actualidad, este retablo sigue existiendo, está San Rafael, San Acisclo y Santa Victoria, pero para pesar de los devotos de Nuestra Señora la Purísima Concepción de Linares, ésta ha desaparecido, dejando un oscuro vacío en el hueco de su hornacina, y la pena en el corazón de los cordobeses, que hoy, no tienen la posibilidad de disfrutar de la imagen de su Conquistadora y de refugiarse en ella para solicitarle ayuda, aliento y amparo.




Situación actual (Diciembre 2.004): En la Hornacina donde estaba la imagen de Nuestra Señora La Purísima Concepción de Linares y de donde desapareció por hurto, personas anónimas, para evitar sin duda ese vacío, han colocado una imagen de la Inmaculada Concepción y los cordobeses, fieles a la tradición, le siguen llevando flores, como lo venían haciendo desde hace más de 200 años a la escultura que le precedió.