Historia
La Imagen
La Ermita
Cultos y Actividades
Curiosidades
Fotografías
Cancionero
DIARIO CORDOBA 05/09/2009

HASTA SIEMPRE ANTONIO


Si alguien suele pasar por Santa María de Gracia, a buen seguro que habrá visto alguna vez saliendo de Polichinela a Antonio, con sus manos en los bolsillos, su rostro de piel fina y brillante y su sonrisa generosa. Caminar con él era como ir haciendo el Vía Crucis por sus constantes paradas saludando (más que el Rey Juan Carlos) a sus amistades, conocidos y admiradores. El caminaba los viernes, agarradito del brazo de su mujer, hasta la capilla del Rescatado, con su posterior visita a Plateros o los domingos, caminito de Linares para preparar la misa en el Santuario que cuida Amalia. Caminó, algo más joven, desde la Avda. de Cádiz hasta la Escuela de Arte y Oficios, donde fue profesor y, a lo mejor, a la vuelta todavía le quedaba tiempo para pararse en algún convento donde recoger alguna pieza o imagen, para restaurarla en su casa convertida en taller. Y también caminó hasta mil y una excavaciones de esta Córdoba milenaria para estudiar sus restos, o hasta el Museo Arqueológico, donde también trabajó junto a su hermano Pepe. Y se hartó de poner flores en muchos altares de cultos o diseñando y creando para las Cofradías, siempre de una manera desinteresada. Porque él era servicial como su propio apellido, Criado, indica. Y dedicó su vida a ensalzar a Dios. Porque él era Criado y de Dios. Ahora ha iniciado su último camino y ya le está haciendo reír a sus padres, con los que fue feliz en Rivas y Palmas y a los que hacía mucho tiempo que no veía, y a otros tantos amigos con los que charla ya en cualquier rincón del cielo. Seguirá encendiendo las velas del altar y tocará el campanillo en la consagración, aunque ahora lo hará en la Misa Mayor, en la más Grande. Te recordaremos, Antonio, porque eso siempre será una manera de sentirte vivo. Hasta siempre, tío Antonio o hasta pronto, quien sabe.

Rafael Fernández Criado

Córdoba

 

 


 

volver a noticias