DIARIO CORDOBA 25/04/2009

Historia
La Imagen
La Ermita
Cultos y Actividades
Curiosidades
Fotografías
Cancionero
 

Por el puerto de la Salve...


25/04/2009 FRANCISCO MELLADO 

El cofrade Antonio Capdevila pronunció anoche, en el salón Liceo del Círculo de la Amistad, el pregón que cada año preludia la romería de Linares.

No sonaron cohetes, ni hubo carrozas, pero el ambiente era el mismo. Los romeros de la Virgen de Linares vivieron anoche un anticipo del día grande que se celebrará el primer domingo de mayo con la romería.

Las clásicas canciones de Ramón Medina volvieron a sonar en las voces del coro de la peña El Limón Amigos de Ramón Medina. Mucho cordobesismo se transpiraba en el aristocrático salón Liceo del Círculo de la Amistad.

A los sones de Cordobesita , que el público congregado entonó al unísono, fueron subiendo al escenario la romera mayor junto a su corte de honor. Minutos después la secretaria de la cofradía dio lectura del acta donde se proclama a Isabel Alcaide como romera mayor.

A continuación Marisol Salcedo subió al escenario para presentar al protagonista, el pregonero de la romería, que este año correspondió a Antonio Capdevila . Marisol Salcedo señaló en una frase las virtudes del pregonero: "Es historiador, cofrade, poeta y buena gente".

Antonio Capdevila, ya en el atril, mostró una vez más su magnífica dicción y su natural forma de combinar la palabra y el sentimiento, al menos así lo entendió el público que siguió la intervención irrumpiendo con sus aplausos en más de una ocasión. Capdevila comenzó trazando una breve reseña histórica de la advocación de Linares, a la que señaló como la "devoción mariana más antigua de la ciudad". El resto del pregón fue todo un canto de devoción y amor a la Purísima de Linares, donde predominó el fluido y apasionado verso. Tuvo palabras para la coronación canónica de la Virgen, de la que dijo "tener razones más que suficientes para ser coronada".

Los momentos finales fueron para evocar la romería, instantes que se apoderaron de cierta nostalgia al recordar lugares concretos que ya no están, como las añejas tiendas de ultramarinos, arropías, tabernas, así como parajes cuya imagen "es hoy dominada por el hormigón". El pregonero concluyó con una hermosa letanía a la Virgen de Linares cuyas últimas palabras fueron: "La flor de un romero que hoy se hizo pregonero para cantar a Linares".


 

volver a noticias